>> Acá estoy

Qué bueno últimamente no hizo tanto calor. Sé que muchos se quejan de la lluvia o de que refrescó ¡pero para mi es un alivio!
Por estos días, todo está listo para la llegada de Martín, más por una cuestión de nuestra propia ansiedad que porque seamos realmente muy previsores.
Las visitas a la doctora son tranquilizadoras,  los controles son normales y además Mariano siempre se las ingenia para estar ahí conmigo. El cuarto, el bolso  todo está preparado, menos yo. Los miedos siguen, aunque esta semana traté de tomarlo de otra manera, hablar  mucho del tema e intentar tranquilizarme. Por suerte mis amigas, mi familia, la familia de Mariano ¡todos me dan ánimos y buena onda! Es una suerte sentirse tan acompañada. Y pienso en todas las mujeres embarazadas que están solas, que no tienen en quién apoyarse, en quién confiar. ¡Debe ser tan difícil!
Por eso creo que existen sitios como SOS Mamá o como mi blog, es la necesidad de compartir las experiencias, de apoyarnos en otros que, como uno, pasan o pasaron por las mismas cosas, gente que nos entienda.
Por eso, si a alguna de ustedes, que están del otro lado, les sirve de algo esto que escribo ¡ya puedo darme por satisfecha!

Los comentarios están cerrados.