infertilidad en las madres, problemas de infertilidad, infertil http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad.html Sat, 25 Jun 2016 13:59:53 +0000 Joomla! - Open Source Content Management es-es Infertilidad y duelo http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1668-infertilidad-y-duelo.html http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1668-infertilidad-y-duelo.html

Infertilidad y duelo
En este artículo te contamos las etapas del duelo que vive una pareja diagnosticada con infertilidad




1.- Shock
Las parejas al enterarse o darse cuenta que tienen un problema de infertilidad se quedan en shock. Nunca lo imaginaron, y como no lo toleran, se presenta una fase de negación. Utilizan sus defensas en un intento de negar la realidad dolorosa que está emergiendo. Racionalizan, evitan y continúan buscando una manera de salir de esto a través de excusas: deciden que el problema es que han trabajo mucho, necesitan vacaciones para poder tener sexo productivo, etc. La infertilidad no les puede estar sucediendo a ellos, es temporal y seguramente se va a resolver en un tiempo.

2.- Enojo
El enojo es probablemente la respuesta más común a cualquier situación en que la persona se siente tratada injustamente, humillada, desechada o fracasada. La infertlidad causa todos estos sentimientos. Las parejas infértiles se sienten francamente incomprendidas, la infertilidad es injusta y sus cuerpos y mentes se sienten humillados por los interminables estudios, tratamientos y estrés emocional, así que tarde o temprano el enojo aparece como una respuesta a todas las circunstancias desagradables.
El primer enojo que se experimenta es cuando se dice ¿Por qué yo?, todos pueden y yo no. ¿Qué hice que otros no han hecho?
Después el enojo se dirige del yo al tú. ¿Por qué a ti? Y en la pareja esto puede volverse un problema al atacarse mutuamente. La ira y el enojo se vierten hacia el cónyuge. La presión psicológica en estos momentos es grande a través de reproches al otro o echándole la culpa de todo. Esto trae dificultades de comunicación, resentimiento, enojo, especialmente si existe un diagnóstico de que uno de los dos tiene un problema que impide el embarazo.
A veces Dios es el destinatario del enojo. Las parejas se sienten abandonadas por Él e ignorados en sus plegarias. Sienten que Dios los castiga por algo malo que hicieron.

3.- Negociación
La situación se les va de las manos y la persona generalmente trata de hacer "lo que sea" para recuperar el control. La negociación es un arreglo que ante la desesperación, se hace con Dios o consigo mismo: se prometen cosas o se hacen mandas. Tristemente cuando más negocia una persona, más pierde el control y siente más soledad.

4.- Desesperanza
En este largo camino de la infertilidad, la pareja comienza a sentirse abandonada, desesperanzada, desesperada y desolada. Piensa que no existen opciones viables o positivas a su problema.
El tiempo no ayuda y caen en un estado de desesperanza. La esperanza realista es abandonada, en su lugar, hay dolor, depresión e impotencia. Reconocen que han fallado en lo que consideran una función esencial en su vida. Sentimientos de ser inadecuado, culpa y acusación emergen. Es de naturaleza humana substituir la culpa con acusación, intentando no sentirse responsable. La culpa es dirigida a veces a la pareja, al doctor, o al mundo en general. La seguridad en uno mismo en su sentido de masculinidad o femineidad es amenazada, la actividad normal es interrumpida, y es difícil continuar con la rutina. Las diferencias individuales en el curso de este proceso van a afectar la relación matrimonial, dejando a cada miembro de la pareja aún más solo en su lucha.
Este sentimiento retrasa la recuperación ya que muchas veces se recurre interminablemente al pasado y hay hechos que se cuestionan. A pesar de que los tratamientos para la infertlidad no pueden curar estos sentimientos, las parejas deben hablar de ellos para aprender a manejarlos y seguir adelante hacia la siguiente etapa.

6.- Aceptación
Una vez que la pareja se ha rendido a la desesperación de su duelo, puede comenzar a salir de el. Cuando han llorando bastantes lágrimas, sentido suficiente rabia, se han sacudido emocionalmente tanto uno como la pareja, cada uno puede comenzar a reorganizar y aproximarse a la aceptación y resolución. Y entonces también como pareja lo pueden hacer. Pueden renovar el sentido positivo de ellos mismos a pesar de los problemas reproductivos, reconociendo lo que tienen para ofrecer a cada uno y a un niño, y prepararse a ellos mismos para las tareas que inesperadamente se volvieron necesarias si quieren que su familia crezca a través de otras opciones.
El camino a esta aceptación, en tiempo y en intensidad, varia de una pareja a otra, es diferente entre hombres y mujeres, e incluye otros aspectos de la pareja misma.
Aunque la dificultad reproductiva es identificada en un miembro de la pareja, la aceptación es necesaria en ambos. Se espera una etapa estresante en la relación. Parte de este estrés se debe a la parte no hablada del problema.
"Este momento es cuando la pareja ya no necesita protegerse a sí mismas del dolor de la infertilidad. La aceptación no significa que el problema desaparezca, sino que se puede manejar y se hace de una forma sana, tanto en lo individual como en pareja. En la aceptación se puede hablar del problema aunque sepan que duele, pero que pueden vivir con este dolor al tratarlo adecuadamente. La pareja se adapta y controla la situación. En este momento pueden ya tomar una decisión respecto al camino que seguirán." (2)

7.- Las alternativas y la esperanza
La pareja vive momentos de calma y es cuando se abren las puertas a caminos no pensados, ni planeados por ellos mismos, pero que los invitan a continuar una vida feliz.
En esta etapa se pueden plantear distintas alternativas de poder llegar a ser padres.
La pareja fértil de la persona infértil la mayoría de las veces se ve así misma como infértil, ya que vive el duelo de la pérdida de sus sueños y expectativas. Aún cuando reconozca que tienen la opción de vivir su fertilidad con una pareja reproductiva distinta (por ejemplo donador), debe trabajar sus pérdidas por infertilidad, reconociendo que eligiendo una opción que va a impedirle perder continuidad genética, la gratificación emocional y física de la experiencia del embarazo y de ser madre o padre, aún va a renunciar a un sueño de concebir juntos un hijo.
Hay parejas que ya tienen un hijo y no pueden tener otro. En este caso el proceso de duelo y aceptación no es más sencillo. Algunas parejas pueden atenuar sus sentimientos ya que han comprobado su fertilidad por lo menos una vez. Sin embargo, el estrés externo es mayor para estas parejas, ya que suelen vivir desolación e incomprensión por parte de los doctores, familiares y amigos.
Los duelos no resueltos pueden afectar a varios aspectos de sus vidas: físico, emocional, relacional y espiritual.

Basado en Artículo de Internet,Girault, Ma. Inés. INFERTILIDAD. y experiencias obtenidas de pacientes en trabajo terapeutico

Fuente: www.forodelzocalo.cl

Adoptar a un niño con necesidades especiales

Aspectos psicológicos de la adopción de un hijo


]]>
info@sos-mama.com () Infertilidad Mon, 18 Jun 2012 18:35:15 +0000
Contra la infertilidad, tomates, sandías y uvas http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1626-contra-la-infertilidad-tomates-sandias-y-uvas.html http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1626-contra-la-infertilidad-tomates-sandias-y-uvas.html


Contra la infertilidad, tomates, sandías y uvas
Un antioxidante encontrado en algunas frutas, verduras y crustáceos puede ayudar a combatir la infertilidad masculina, informaron científicos.

 


5 razones para consumir antioxidantes
Investigadores en la India descubrieron que el licopeno, que se halla en sandías, uvas, tomates y en algunas clases de mariscos, puede incrementar la concentración de esperma en hombres infértiles.
 
Doctores del Instituto Hindú para Ciencias Médicas, en Nueva Delhi, estudiaron los casos de 30 pacientes infértiles.
 
Los autores del estudio encontraron que "el incremento en la concentración de esperma fue estadísticamente significativo". "La terapia por vía oral con licopenos parece tener un efecto positivo en el tratamiento de infertilidad por causas desconocidas", agregaron.
 
Causas inexplicables
Los hombres que participaron en los experimentos, con edades entre 20 y 45 años, tomaron dos gramos de licopeno oral dos veces al día por tres meses.
 
Después de ese período, los doctores encontraron que un 67% de los pacientes tuvieron una mejora en la calidad de su esperma.
 
El licopeno ya había sido vinculado con el tratamiento y prevención del cáncer bucal.
 
Los científicos explicaron que el licopeno "es uno de los 650 carotinoides que se hallan en altos grados de concentración en los exámenes masculinos. En hombres infértiles, los niveles de licopeno son menores".
 
Los pacientes que participaron en los experimentos habían sido infértiles por entre uno y veinte años por causas desconocidas. Después de las pruebas se presentaron seis embarazos.
 
Sin embargo, los científicos hindúes indicaron que más pruebas deben realizarse antes que los resultados de la investigación puedan usarse en la lucha contra la infertilidad masculina.
 
BBC Mundo
Fuente: www.terra.com.com

¿Te interesó este artículo? ¡Quizás también te interesen los siguientes!

Infertilidad - La experiencia psicológica

Alquiler de vientre


]]>
info@sos-mama.com () Infertilidad Tue, 15 May 2012 17:29:41 +0000
Parejas incompatibles en fertilidad http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1580-parejas-incompatibles-en-fertilidad.html http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1580-parejas-incompatibles-en-fertilidad.html

Parejas incompatibles en fertilidad
Médicamente es posible que dos personas, que no son infértiles, nunca puedan tener hijos hasta que cambian de pareja. Aquí lo explica un especialista.




Son sanos, no son infértiles pero no logran tener hijos. Muchas parejas han pasado por esto y se angustian cuando pasan los meses y años y no hay embarazo, aún cuando medicamente no tienen ningún problema.
La angustia continúa a medida de que se realizan más y más análisis y no hay caso, porque simplemente son incompatibles. Los casos son muchos, incluso algunas parejas se han separado asumiendo esta incompatibilidad y han logrado ser padres con otras parejas y sin ninguna dificultad.
Pero hay solución, aunque al parecer sólo para aquellos que tienen muchos recursos, ya que sólo determinar la incompatibilidad, cuesta mucho dinero.
El doctor Jacobo Jankelevich, ginecólogo de la Universidad de Chile y quien lleva años trabajando con parejas con problemas reproductivos, explica que entre el ocho y el diez por ciento de las parejas son infértiles y de ese porcentaje hay siempre un diez por ciento, es decir de diez parejas, una, que son diagnosticado con causa de fertilidad desconocida o no conocida. "Esa infertilidad desconocida es porque no se ha llegado a un momento todavía del conocimiento, con el cual podemos tener claros aun cual es la causa. Dentro de ellos está el grupo que es más difícil de investigar, o para quienes son menos accesibles los estudios, porque en este país hay una frecuencia baja de pacientes con esos problemas, entonces es más difícil hacer un estudio de compatibilidad entre los espermios y los óvulos".
El doctor dice además que esta incompatibilidad se puede presentar por dos razones: "Así hay situaciones generales en que hay una alergia, por decirlo de alguna manera, del moco cervical, una reacción alérgica hacia los espermios, produciendo destrucción de estos. Existen también otros cuadros en el que al poner en contacto un huevo con un espermio, la zona que rodea al huevo es absolutamente impenetrable a algún tipo de espermio y muchas de esas patología de ultra fina sintonía, no son diagnosticadas o no son captadas porque no existen los exámenes a libre disposición o son de alto costo, o a veces no se hacen acá en Chile masivamente. Entonces la gente queda con el tilde o diagnostico de infertilidad de origen no conocido, cuando en realidad pasa en parte que hay una incompatibilidad".
Una vez diagnosticado el problema, el especialista dice que hay algunos métodos sencillos, como decirle a una pareja que durante un tiempo usen preservativos, para ver si se desensibiliza de alguna forma el sistema inmunológico en la mujer y logran a veces el embarazo. "Pero en general esas causas no se conocen por la poca accesibilidad a los exámenes, su alto costo y la poca regularidad con la que se hacen. Están esos exámenes, pero se requiere de un costo alto, de un grupo de alta especialización en el tema de la fertilidad y por lo general no se cubren este tipo de exámenes, cuando vas a una clínica de primer nivel, es porque estás capacitada para pagar esos costos. Entonces en ese sentido no son de libre acceso."
Jacobo Jankelevich dice que se debe estudiar muy caso a caso, porque puede que esta incompatibilidad sea pasajera, pero también está la posibilidad de una inseminación in vitro, y hay que ver las posibilidades para ello. Sin embargo, no existe una solución estándar para todas estas parejas, ni tampoco se puede asegurar que sea todo sólo pasajero.
Fuente: http://m.terra.cl

¿Te interesó este artículo? ¡Quizás también te interesen los siguientes!

Otros tratamientos para la infertilidad femenina

Alquiler de vientre

]]>
info@sos-mama.com () Infertilidad Tue, 03 Apr 2012 17:17:57 +0000
Infertilidad - La experiencia psicológica http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1510-infertilidad-la-experiencia-psicologica.html http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1510-infertilidad-la-experiencia-psicologica.html

Infertilidad - La experiencia psicológica

La premura por tener hijos lleva a muchas parejas a tomar la decisión de realizar tratamientos que muchas veces no dan los resultados esperados.
En la desesperación que muchas parejas comparten al temer no tener hijos, el paso de una opción a otra respecto a diferentes técnicas de fertilidad lleva a no pensar en los procesos que se están transitando y de este modo a no reflexionar sobre el alcance de los mismos en la vida de pareja y en los deseos que ambos construyen

"La técnica es mucho más que una herramienta, pues posee la capacidad de producir verdades y fundar modos de ser en el mundo" Martín Heidegger

La realidad es que la imposibilidad de tener un hijo implica repensar la pareja y las individualidades de cada uno de ellos entorno a su pasado, a sus deseos, al mandato social impuesto por la sociedad y quienes los rodean y por supuesto las propias necesidades presentes y la proyección a futuro.

Las Licenciadas en Psicología Julieta Marra y Anabella Gonel, ambas profesionales en la Clínica de la Familia de Río Cuarto, responden sobre este tema.

¿Por qué la experiencia psicológica de la infertilidad?
Tratamos de pensar a la infertilidad o esterilidad no sólo desde la cuestión biológica, sino a través de las cuestiones psicológicas que no sólo pueden ser las causas o hipótesis sino las consecuencias.
Hay una cuestión de duelo como el no poder tener un hijo, que implica una fuerte herida narcisista, porque significa no poder algo muy importante para el ser humano, relacionado con el deseo y a su vez con un mandato social que viene de arriba.

¿Cuánto influye el mandato social sobre las personas que tienen problemas para tener hijos?
Nosotros hacemos un taller que pretende trabajar con las parejas, porque siempre este tema ha recaído sobre las mujeres, quienes son las que ponen el cuerpo e históricamente la culpa se asociaba a ellas por no quedar embarazadas.
Recién en el siglo pasado el hombre fue incluido dentro del proceso de tener un hijo, lo que implica que éste es un problema de la pareja, más allá que la esterilidad se encuentre de un lado o del otro, el problema de la infertilidad es efecto del vínculo.
Por eso el grupo que planificamos congrega tanto a personas que deseen venir solas como a las parejas.

¿La gente asume la importancia de lo psicológico antes o después de los tratamientos?
Yo creo que después, porque el tratamiento en sí es muy traumático. Se da la experiencia psicológica desde el momento en que la pareja se entera que no puede tener un hijo, hay una serie de sentimientos de impotencia, de negación, de desesperación, el duelo en general y el aceptar la realidad que les toca vivir en ese momento.
Después está todo el tema del tratamiento que implica y el entender que tener un hijo no es sólo una cuestión de resolver la problemática de la infertilidad, sino que hay otras opciones como la de adoptar y también la de pensar la vida en pareja sin hijos, que es lo que más cuesta y a lo que la gente se resiste más, porque es planificar la vida de otra manera.

¿Los procesos psicológicos que vive una pareja con la problemática de la infertilidad son traumáticos?
Son fuertes, primero está la etapa del duelo que hace todo ser humano ante la pérdida de la idea de no ser fértil, es una etapa de protesta, de enojo, de desesperación y después de aceptación.
Esto implica una herida narcisista porque este cuerpo no puede darme algo, sumado a la culpa que se siente porque la búsqueda es de a dos, y si uno tiene el problema siente que no sólo no puede tener un hijo sino que además no se lo puede dar al otro, por eso el hecho de que sea vincular lo hace más complejo al tema y es necesario trabajarlo en pareja, lo que es innovador porque por lo general es la mujer la que se hace cargo de los tratamientos, incluido el psicológico.

¿El hombre ha cambiado su rol en la relación de pareja en torno a la Infertilidad?
Sí, el hombre está teniendo otra inclusión como padre y en el deseo de ser padre y no poder también ha generado un cambio, pero históricamente la infertilidad estuvo más asociada a la mujer, es más hay muchos mitos entorno a esto, como por ejemplo "si uno no es madre no es mujer".
La infertilidad en el hombre apunta más a la potencia sexual "si no puedo tener hijos, no soy potente", muchos confunden impotencia con esterilidad, que es bien diferente.
Sin embargo todo esto tiene que ver con los cuerpos que entran en escena, el cuerpo que era algo del disfrute de la relación sexual, pasa a ser un cosa somática.

El concepto de infertilidad si es trabajado bien psicológicamente, ¿puede transformarse en una experiencia de vida fértil dentro de la pareja?
Bueno esa es la expectativa de un grupo terapéutico o del trabajo de una pareja infértil, que es poder abrirse a otros proyectos, para que deje de ser una cuestión de la infertilidad, palabra que es muy fuerte, porque se puede ser fértil en otras cosas, no sólo en tener un hijo, en un proyecto de pareja, en programar una vida sin hijos, en una adopción.

¿Hay una diferencia entre querer ser madre o padre y querer tener un hijo?
Piera Aulagnier, psicoanalista hace la diferenciación entre el deseo de ser madre y el de tener un hijo, que son cosas bien distintas, porque a veces es tanta la obsesión por ser madre que se vuelve una cuestión más narcisista, donde se olvida que en realidad lo que se quiere tener es un hijo, es decir, otro ser humano que después se tendrá que soltar.

Determinar cuáles son realmente las necesidades de las parejas, ¿los hace ver cuán preparados están para ser padres?
Muchas veces se piensa que cualquiera puede ser padre o madre, como un deseo de trascendencia o porque luego de tener la familia, el trabajo y la casa, el mandato social determina que hay que tener un hijo, por eso es importante pensar por qué uno quiere tener un hijo.
Muchas veces se confunde deseo con desesperación y no se piensa en los tratamientos que se quieren hacer y cuáles no, sino que se meten de un tratamiento tras otro.


Por Laura Pereyra
Fuente: www.lv16.co

¿Te interesó este artículo? ¡Quizás también te interesen los siguientes!
Otros tratamientos para la infertilidad femenina

Infertilidad de causa hormonal

]]>
info@sos-mama.com () Infertilidad Tue, 31 Jan 2012 18:58:18 +0000
Alquiler de vientre http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1386-alquiler-de-vientre.html http://sos-mama.com/fertilidades/infertilidad/1386-alquiler-de-vientre.html

Alquiler de vientre
El principio fundador de la familia era el encuentro sexual de un hombre y una mujer. Sin embargo, cito a Maularie al decir que: “tal como lo muestran las expresiones del lenguaje vulgar, hay muchas verdades: la afectiva (verdadero padre es el que ama); la biológica (los lazos sagrados de la sangre); la verdad de la voluntad individual (para ser padre o madre es necesario quererlo); la verdad del tiempo (cada nuevo día la paternidad o la maternidad vivida vivifica y refuerza el vínculo)."

A diario nos vemos enfrentados con todas y cada una de esas verdades, cuando  prácticas nuevas nos invitan a cuestionar el concepto de familia en pleno cambio de estatuto frente al cual, ni nuestros juicios y prejuicios, ni la leyes deberían ser indiferentes.
Según Roudinesco la familia pierde su forma original, pero no su esencia y su actualidad. Para lograrlo debe “mantener como un principio fundamental el equilibrio entre lo uno y lo múltiple que todo sujeto necesita para construir su identidad”. Y concluye este texto, diciendo: “La familia venidera debe reinventarse una vez más”.

La familia se define entonces por su lógica discursiva: qué se dice, qué no se dice, de qué manera; su origen cultural que enmarca la idiosincrasia y sus costumbres y no con el énfasis puesto en lo biológico. Es decir que se abre a las posibilidades de reconocer como familias a estructuras variables en cuanto a su origen, su desarrollo, cantidad de integrantes, géneros, entre otras tantas diferencias posibles.

En este contexto debemos ubicar las diferentes técnicas de fertilización asistida: diferentes maneras de lograr aquello  muy deseado y necesitado por muchas parejas: un hijo. Se llega a estas opciones luego de un camino de vaivenes: la ilusión que pensar en un hijo trae a la pareja, la desilusión mes a mes de lo que no llega, la desesperanza de no poder…y el regreso a la ilusión cuando la ciencia provee una manera de alcanzarlo. La respuesta dependerá de los recursos emocionales de cada uno, de la posición que tome respecto de la imposibilidad, de la impotencia y de la respuesta singular que logre frente a estas cuestiones.

La opción del alquiler de vientre entre estas opciones, responde a la jerarquía que algunas parejas dan al lazo genético. El tema central es que frecuentemente las parejas deciden qué tipo de ayuda buscarán para lograr ese deseo tan profundo de tener un hijo, sin preparación o acompañamiento previo. Muchas veces las intervenciones médicas empujan a saltearse el recorrido: la pregunta acerca de cuál es la mejor opción para ellos, qué significa tal o cual práctica para cada uno de los miembros de la pareja, calcular emocionalmente las consecuencias posibles y a partir de allí qué tratamiento eligen.

De la mano de la ciencia se propone una certeza acerca de que “toda mujer hoy en día puede ser madre”, y desde allí se espera el milagro, se insiste hasta la exposición extrema del cuerpo y de las emociones, exigiendo un gran esfuerzo al psiquismo de cada integrante de la pareja.

Elecciones individuales que debemos evaluar sin saltearnos las marcas que cada decisión puede dejar en los niños por venir.

Dentro de las llamadas nuevas técnicas de reproducción asistimos a una novedosa manera de tener hijos: sin experiencia coital. Esto generará marcas en sus protagonistas, nuevos campos simbólicos que aporten representaciones para elaborar las nuevas modalidades, como así también actualización de la concepción de la familia y de los parentescos.
Se trata en un primer momento de una decisión individual, consecuencia seguramente de su posición frente a la maternidad/ paternidad, los duelos necesarios para llegar a esta instancia, las marcas de su historia y de su deseo más íntimo.

En esta época estamos entre todos construyendo este contexto, y desde allí es entendible que muchos se sientan cómodos con ello y otros ajenos, pero de ninguna manera podemos falsear la realidad: el alquiler de vientres es una opción. Considero que en todo caso se trata de tener presente algunas cuestiones fundamentales:

¿Quiénes accederán a esta práctica? Sería esperable y sugerible que sólo elijan esta opción aquellas mujeres que por prescripción o diagnóstico médico pueden engendrar pero no llevar adelante un embarazo.

¿Cómo arriba cada integrante de la pareja a  esa instancia?

¿Por qué la mujer que alquila su vientre lo hace? ¿Es lo mismo que sea un hecho altruista que por dinero? ¿Está preparada emocionalmente para llevarlo adelante?

¿Cómo acompañaremos a los niños en su desarrolla  a las preguntas en torno a su origen?

Sin duda en la relación entre padres e hijos lo esencial no está en la continuidad genética, sino en el vínculo que se construye. Sin embargo se escucha a diario las grandes proezas que algunas mujeres se someten para lograrlo. Esto guarda relación con sus deseos más profundos, sus mandatos, y sus posibilidades.

Pero la maternidad y la paternidad deben ser acompañadas con la responsabilidad y el compromiso que la crianza de un niño conlleva.  
Asumir que no se trata del embarazo y del parto, sino que allí todo recién comienza.

Por ello es fundamental poner las cosas en su lugar: los hijos pueden llegar a nosotros por diferentes vías: en forma natural, de la mano de la ciencia, de la mano de la ley (adopción), lo importante es que las leyes deben garantizar para esos niños un desarrollo saludable, el primero de sus tantos derechos.

La ley debe regular estas diferentes situaciones de tal manera que esa garantía esté asegurada.

- En estos casos, ¿qué pasa con el derecho a la identidad, en relación a los orígenes?
Es esperable en nombre de la salud emocional de los niños llegados a partir de diferentes caminos ya mencionados, que esto sea parte de su historia. La misma no comienza con su llegada, ni siquiera en el caso de un embarazo y parto natural en el seno de la familia: comienza mucho antes en las fantasías de cada uno de los miembros de la pareja y de las decisiones tomadas en ella, los deseos, los temores y cada palabra dicha o guardada. Es esperable que sus padres puedan construir un relato que la escriba sin secretos ni tabúes.

- ¿Cómo acompañar a los niños en la comprensión y asimilación de estas novedades?
Es sabido que los niños son más permeables que los adultos, más flexibles porque tiene menos posiciones tomadas, que generan menos prejuicios y porque no tienen  historia que haya dejado marcas que compliquen asimilar nuevas realidades.
Es decir que podemos abordar esta temática, teniendo presente que las dificultades están más de nuestro lado, que del de ellos.
Una vez más, la verdad debe ser nuestra invitada especial al hablar con los niños en todas las etapas. No hay ningún dato a ser escondido o falseado frente a una situación que o bien como padres consideramos que debe ser explicado, o bien nuestros hijos nos preguntan.

En cada etapa en todo caso evaluaremos hasta dónde llegar con los detalles. Siempre teniendo en cuenta que los niños que necesitan saber más, vuelven por esa información. Es decir que es sugerible brindar una explicación breve, acotada pero verdadera y ver si esta respuesta lo satisface o si desea y puede recibir más información.

Tomemos como ejemplo la presentación de Flor de la V de sus niños en la TV.
En este caso, sería algo así como:
Esta pareja está armada por un hombre y un travesti. Un travesti es un hombre que decidió vivir como una mujer.
Ellos se casaron, y al tiempo decidieron tener un hijo.
Como ella no puede, porque tiene cuerpo de hombre, decidieron buscar ayuda en la ciencia.
La ciencia los ayudó: una mujer les dio el óvulo que juntaron  con los espermas de ese hombre y otra mujer su vientre, o panza o cuerpo (depende de la edad del pequeño) para que pueda llevar adelante el embarazo.
Al nacer, esa pareja tuvo a su hijo.
De esta manera estamos transmitiendo las diferentes maneras en que la ciencia intenta sustituir  los elementos que no permitían el embarazo naturalmente y así posibilitar en cada caso la transmisión genética posible.
A partir de allí, es esperable que algunos niños pregunten más datos, otros se irán conformes, algunos tal vez se hagan los que no escucharon y “distraídamente” pasen a otro tema.
Lo más importante es que abrimos una vez más el canal de diálogo, les transmitimos que podemos conversar sobre lo que necesiten y acompañamos a su desarrollo, alineados con la realidad cotidiana.

No se trata de cambiar de canal para que no vean, o no se enteren; tampoco en lo posible, de dar nuestro juicio de valor o transmitir nuestras limitaciones. Es esperable que cada niño crezca en un ambiente contenedor pero lo suficientemente amplio como para dar lugar a las diferencias, que aunque muchos intenten no enterarse de ellas:  ¡están!

Todos somos diferentes, cada uno tiene su singularidad, la realidad está en pleno proceso de cambio y las buenas madres y los buenos padres responden a cuestiones mucho más complejas que el género, que la sexualidad y el origen.

Por Lic. Marisa Russomando, Psicóloga (MN) 23189, Directora de Espacio La Cigüeña | www.marisarussomando.com.ar

¿Te interesó este artículo? ¡Quizás también te interesen los siguientes!

Infertilidad de causa hormonal

El  apoyo de amigos y familia en la infertilidad



]]>
info@sos-mama.com () Infertilidad Tue, 18 Oct 2011 17:34:44 +0000